¿Y tú? ¿Caramelo o Envoltorio?

Estándar

¿Ser o Devenir? ¿Cambio o Permanencia? ¿Sentidos o razón? ¿Materialismo o Espiritualismo? ¿Fenómeno o Noumeno?

caramelos

Muchos son los interrogantes que el hombre se ha  hecho, se hace y ¿se hará? en torno a eso que llamamos “metafísica”. ¿Qué es lo real?

Sigamos reflexionando…

 

Anuncios

  1. ¿Envoltorio o caramelo?
    Estoy seguro de que esta pregunta tiene numerosas interpretaciones, la más utilizada por mis compañeros ha sido aquella en la que el envoltorio supone la mera apariencia de una persona, y el caramelo representa su interior. Seguramente sea la interpretación que más rápido se nos viene a la cabeza y la que más de que hablar, por tanto, me parce la más válida. Sin embargo, viendo la abundancia de comentarios y opiniones distintas que se han dejado en este blog, me gustaría poder enfocarlo desde una nueva perspectiva que me permita hacer mi propia interpretación sobre esta pregunta.
    Lo que a mí se me ha ocurrido al pensar en el caramelo y en el envoltorio, es en los bienes y lo inmaterial. El caramelo so todo lo que tenemos, móviles, muebles, ropa, coches… Que disfrutaremos durante un tiempo, y tal vez sea muy dulce. Pero poco a poco se va consumiendo, y un día nos encontraremos con que no queda caramelo, todos nuestros bienes materiales nos han abandonado y no nos han llevado a ninguna parte. El envoltorio, sin embargo, representa todo aquello que no podemos tocar ni ver, a veces parece que ni sacar partido de ello. El envoltorio son las relaciones personales, los sentimientos y las emociones. Los bienes afectivos o inmateriales, que si cuidamos y mantenemos como es debido nunca desaparecerán.
    Muchas veces tiramos el envoltorio deslumbrador por el brillo del caramelo, y dejamos de lado ciertas cosas que más tarde nos gustaría recuperar. A veces ni siquiera lo tiramos, lo arrugamos y lo metemos en un bolsillo. Descubriéndolo, o no, tiempo después y dándonos cuenta de que deberíamos haberlo mantenido. Porque si somos algo cuidadosos y apreciamos lo que tenemos, algo que puede parecer tan simple como un envoltorio puede durar años a nuestro lado sin degradarse ni un poco solo.
    En mi opinión, en esta vida debemos conservar los envoltorios y disfrutar todo lo que podamos de los caramelos, ya que en la vida no podemos descuidar ni los bienes materiales que nos ayudan a ser felices en el día a día y a sobrellevar las posibles cargas que tengamos. Ni mucho menos podemos descuidar los bienes inmateriales, que son aquello que nos da nuestra condición humana y que nos quedará cuando nada nos quede.

  2. ¿Caramelo o envoltorio?
    Al ver esta pregunta uno se piensa que tiene que decidir entre dos aspectos totalmente distintos y escoje su respuesta respecto a sus creencias o sus pensamientos, pero la realidad es totalmente opuesta, son dos caras de una misma moneda.
    Si elijes caramelo significa que no te importa el exterior y que lo signicativo para ti es el interior, lo que le hace ser caramelo, en cambio, si elijes envoltorio te podrían considerar una persona superficial, que le importa más la apariencia.
    Pero la verdad es que no existe uno sin lo otro. Al igual que una persona es un envoltorio, si no existe un caramelo debajo de la superficie no se le puede considerar persona, ya que se podría decir que no está completa.
    Mi opinión es que no existe lo uno sin lo otro, envoltorio o caramelo, sentidos o razón, el yin o el yang, la nada o el todo, para mi es lo mismo.

  3. ¿Caramelo o envoltorio?
    Parece una pregunta muy sencilla pero tiene su complejidad.
    Yo, desde mi punto de vista, prefiero ser caramelo, ya que el envoltorio es lo que vemos cuando lo compramos, es decir, tapa cómo es el caramelo verdaderamente. A todos los seres humanos nos gusta que nuestras cosas buenas queden ensalzadas y las malas sean enterradas. Pero yo pienso que esto no es así, debemos mostrarnos tal y como somos y mejorar día a día. Si vamos creando falsas apariencias no llegaremos a ninguna parte. Ser nosotros mismos es la clave del éxito

  4. ¿Caramelo o envoltorio? ¿Apariencia o realidad? ¿Juzgar, tal vez?

    Sucede que nos encontramos ante esta cuestión más veces de las que sabemos o queremos reconocer, muchos negarán haber respondido a ella, y todo por no pararse. Por no pararse, en este mundo de rutina donde el planeta sigue girando y el tiempo pasando y nosotros (o sea tú, yo y todos) seguimos llevando el mismo estilo de vida, sin pararnos a pensar si verdaderamente es como queremos gastar ese tiempo que jamás volverá, o sin caer en la cuenta de las consecuencias que nos provoca no sólo a nosotros sino también a todas y cada una de las personas que nos rodean: desde aquellas a las que queremos hasta el vecino que olvidaste saludar esa mañana porque ibas con prisas. ¿Qué ha de pasar para pararnos por fin? ¿Hemos de acabar con nuestra vida para valorarla? Por aquello de:”no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos”.

    Señores, señoras, adultos, adolescentes, niños… quien quiera que esté leyendo esto: para un momento, mira a tu alrededor. Todo el mundo corriendo a todos los sitios, dedicando sus vidas a aspectos que ni siquiera son relevantes para ellos, perdiendo aquel tiempo que podrían invertir con aquellos a quienes quieren, o haciendo aquello que verdaderamente les gustaría hacer. Solo tenemos un vida, así que es nuestro derecho (y el deber para nosotros mismos) vivirla plenamente. Nunca volveremos, ni repetiremos lo que ya hemos hecho, lo hecho como bien sabemos hecho está, no mires atrás más de lo necesario, mira al frente, levanta la cabeza y sigue.

    Es por esto que expongo lo siguiente: si el caramelo es el interior de cada uno, nuestra esencia propia, lo que nos hace únicos e irrepetibles; y el envoltorio es lo perceptible, lo físico, lo exterior, e incluso la primera apariencia. Si no tenemos tiempo que malgastar y verdaderamente queremos llevar a la práctica la felicidad: ¿por qué perdemos el tiempo aparentando ser quienes verdaderamente no somos? ¿Por qué tratamos de contentar al resto de personas en vez de a nosotros mismos? Tener en cuenta la opinión de los demás no está mal, permitir que te afecte cambia las cosas. No necesitas ser quien no eres, si todos fueramos un rebaño, ¿qué tipo de interés caracterizaría a cada uno? Ninguno, total todos seríamos clones. Así pues, decide en qué quieres invertir tu tiempo, tu vida y tu alma. Tu vida no le pertenece a nadie más que a ti, no cedas ese poder.

    Sin embargo si miramos la sociedad desde el punto de nosotros mismos hacia el resto de personas: ¿no nos hemos dejado llevar alguna vez por los prejucios? Completamente, es algo que por razones que verdaderamente no alcanzo a comprender tenemos arraigado. Aunque hay algo que debemos tratar de entender: no prejuzgues a nadie por su “envoltorio”, atrévete a mirar más allá y ta vez encuentres algo mucho más grande. Tú puedes decidir cómo vivir, deja que los demás decidan cómo ellos quieren vivir.

    En resumen, elijo caramelo. Elijo vivir una vida feliz, elijo mi tiempo, elijo que lo demás elijan sus vidas, y elijo el luchar contra mi naturaleza para no juzgarlos.

  5. Yo sinceramente cogeria el envoltorio por que el con el caramelo puedes comer o ayudar a alguien pero si ves el valor donde los demás no lo ven puedes conseguir cosas distintas a los que quieren los demás y conseguir lo que tú quieres además el envoltorio puede llegar a ser reutilizable pero el caramelo en cambio cuando lo usas una vez se consume por completo y te quedas sin caramelo, por lo contrario al coger el envoltorio puedes usarlo para hacer muchas cosas y optar a conseguir objetivos que los que cogen el caramelo optando por lo fácil y por lo instantáneo y rápido no podrán ser capaces de conseguir

  6. Se suele decir “no juzgues un libro por su portada” ¿Está esto realmente bien? La apariencia física y la primera impresión que te da un individuo va a hacer que lo juzgues, lo quieras admitir o no, ya sea conscientemente o por algún proceso de tu cerebro que tenga que ver con las relaciones sociales. He visto algún comentario poniendo alguna situación extrema de esto, como que esa persona puede estar desnuda, pero es algo mucho mas simple, si esa persona lleva una camiseta con algún eslogan o el nombre de una marca de ropa ya va a hacer que pienses distinto de él. Por eso me parece algo absurdo tener que decidir sobre si le das más importancia al exterior que al interior, al envoltorio o al caramelo, lo que se debe hacer es tratarlos con una importancia similar, no tener en cuenta sólo el caramelo ni tener en cuenta sólo el envoltorio.

  7. ¿Caramelo o envoltorio?
    Es una pregunta muy compleja ya que la mayoría de la gente diría sin lugar a duda y sin pensarlo que prefiere caramelo, pero esta respuesta no esta pensada y esta dicha desde una total hipocresía, acaso nadie tiene prejuicios, por muy malos que sean y que debamos intentar no tener o tener los mínimos posibles pero todos tenemos, a nadie nos gusta estar al lado de alguien que no nos agrada a la vista o todas esas personas que responden caramelo serian capaces de soportar a una persona que esta a su lado trabajando desnuda y con mal olor. Pero esto no queda ahi, lo mismo podría decir de las personas que responde envoltorio, porque se hace muy difícil estar con una persona que por fuera es impecable pero es una engreída y una prepotente con la que no se puede mantener una conversación. Por todo esto yo he llegado a una conclusion la cuestión no es ¿envoltorio o caramelo? yo creo que la pregunta es ¿cuanto de envoltorio y cuanto de caramelo?, esta es mi conclusion a la que he llegado después de reflexionar sobre ambas y creo que ambas son igual de importantes, no vale alguien impecable por fuera pero vacía por dentro y viceversa.

  8. ¿Envoltorio o caramelo? ¿cuántas veces nos hemos decantado por un producto o una persona sólo por que nos gustó su aspecto inicial? Poniendo el ejemplo del caramelo Supongamos que vamos andando por la calle y vemos una tienda de chuches, alzamos la cabeza y vemos en una estantería un caramelo grande, con un envoltorio muy bonito y brillante, enseguida descartamos dicho caramelo del resto y sólo nos interesa comprarlo para que sea nuestro. Llegamos a casa con el caramelo, lo abrimos y nos encontramos con un caramelo de apariencia interior feo , aún así decidimos probarlo y nos sabe mal. Nuestras ilusiones se vienen abajo de inmediato y sentimos la necesidad de volver a la tienda y denunciar la estafa ya que nos sentimos engañados. Con las personas pasa exactamente lo mismo. Solemos juzgar por un físico, una imagen, un comportamiento, una vestimenta sin pensar muchas veces que la apariencia no lleva a ningún lado. Así mismo de manera contradictoria en muchas ocasiones el envoltorio es tan importante como el caramelo. Pongamos de ejemplo que eres el jefe de una multinacional muy importante y necesitas contratar trabajadores. Realizas entrevistas a varias personas muy cualificadas para el puesto en tu empresa pero piensa por un momento.
    ¿ A quién elegirias? ¿ Al que va bien vestido, y con una imagen más “cuidada” o al que va sin preocuparse mucho por su aspecto? Sin duda muchos sin pensarlo elegirían a la primera persona. Esto es triste pero lamentablente es así. Vivimos en una sociedad donde le damos más importancia a un físico que al interior que es más importante sin duda.yo personalmente me decanto por el caramelo pero he de decir que el envoltorio en algunas ocasiones también es importante. Mi consejo esque antes de juzgar a alguien o algo por su aspecto Analicemos y nos paremos a pensar en que ese alguien o ese algo puede ser muy bueno para nosotros por muy “feo” envoltorio que tenga. Debemos ser siempre quienes somos sin ocultar nuestra manera de ser y ser sin duda fieles a nosotros mismos así enseñamos de verdad quiénes somos al resto de las personas sin importarnos las críticas o el qué dirán.

  9. Da gusto ver la variedad de opiniones que existen y que se puede mantener un debate fluido y con respeto entre nosotros. Ahora llega el momento de expresar mi opinión sobre la pregunta planteada ”¿Caramelo o envoltorio?”.

    No creo que sea un tema en el que haya que elegir una de las dos sí o sí ya que hay que tener en cuenta tanto el interior de las personas como el exterior porque siempre se ve primero el exterior, a todos nos gusta más, de inicio, una buena fachada y en eso deberíamos ser realistas y asumirlo. Otra cosa es que le demos más importancia o menos a la fachada y tengamos más o menos facilidad para a partir de ella querer ver ese ”caramelo”. Pero entramos en un tema que veo que muchos de mis compañeros ya se han lanzado a comentar, los prejuicios. Los prejuicios son algo que van con nosotros siempre, siempre teneos prejuicios sobre alguien, y no es malo, no es malo mientras sepamos controlar como, hacia quien, y con quien decirlos o hacerlos públicos, hay gente que se te lanza al cuello, vulgarmente hablando, en cuanto comentas algo de alguien sin conocerle y no es más que una opinión que tú aportas con la que el resto de gente pude estar de acuerdo, o no. En resumen, lo importante de los prejuicios es saber controlarlos.

    Sin explayarme mucho más, concluyo mi reflexión dándole la misma importancia al envoltorio que al caramelo.

  10. Caramelo o envoltorio? ¿Interior o exterior? ¿Realidad o apariencia? ¿Verdad o mentira?

    “Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.” Nicolás Maquiavelo (1469-1527) Historiador, político y teórico italiano.

    Mucha gente al igual que yo diría caramelo, que lo que importa de verdad es el interior de las personas, su forma de ver el mundo, sus valores y lealtades, y sobretodo su forma de ser.

    Pero la realidad es bastante diferente en la actualidad, la gente empieza a querer con los ojos y se olvida de querer con el corazón.Es fácil pensar que un caramelo está en mal estado si ves que está envuelto en un papel sucio y roto, y si ese papel no te llama la atención probablemente nunca te fijarías en que esta allí.

    Pero en esta moneda hay otra cara ¿Qué pasa con nosotros mismos? ¿Por qué no podemos dejar de aparentar y mostrar cómo somos en realidad? ¿Por qué no podemos dejar los bonitos envoltorios aparte?

    La respuesta a estas preguntas es bastante sencilla, se podría responder con una sola palabra: Miedo.

    Miedo al rechazo, a sentirnos vulnerables al expresar nuestras inseguridades, miedo al dolor.

    Yo creo que hay dos tipos de personas:

    Las que tienen un envoltorio que muestra lo que otras personas quieren ver, con un único fin: ganarse la aceptación de la sociedad.

    Y las que tienen un envoltorio que representan parte de ellos, pero de forma mejorada, es decir que se presentan ante el mundo, no como son, sino como quieren llegar a ser.

    Son este último grupo de personas las que yo creo que elegirían caramelo.

    Y yo me considero de este grupo.

  11. ¿Caramelo o envoltorio?
    Nunca me había planteado en un sentido literal de esta frase, el que cogería si me ofreciesen. Un caramelo te alimenta, te llena un poco y te endulza la boca. Un bonito envoltorio te puede alegrar el día e incluso darte suerte, yo que sé… Al parecer he tenido la suerte de ser de los últimos alumnos en comentar en este blog, y eso me ha permitido pararme a inspeccionar los comentarios de mis compañeros y observar que la gran mayoría de ellos dan por echo, o relacionan entre sí, un caramelo con su envoltorio y las personas. Es cierto que hay refranes que se refieren a cosas similares a esta como el típico “no juzgues a un libro por su portada”, pero a mi no me apetece fusionar los términos de caramelo y persona. Cuando vemos un caramelo, en mi caso uno de coca cola, mi favorito, me dan ganas de comérmelo lleve el envoltorio que lleve (siempre y cuando el envoltorio este en unas condiciones aceptables). Aquí esta el dilema, la sociedad ha creado tantos complejos que incluso hasta tratándose de tu caramelo favorito, te pensarías dos veces el comértelo si el envoltorio que lo protege no es de tu agrado (que da asco). Pues ahí está el problema, es cierto que lo que importa es el caramelo, que es el alimento, lo rico, lo bueno de haber gastado 5 céntimos en el chino, pero seguro que esos 5 céntimos no los habrías gastado si el envoltorio diese asco. Lo que quiero decir es que evidentemente lo importante es lo de dentro, pero si lo de fuera no ayudase, nadie compraría el caramelo o lo comprarían algunos desesperados.

  12. Para la hora de la interpretación de mi opinión ha que saber que el envoltorio lo he interpretado como los prejuicios y que el caramelo es la persona en si, sin tener en cuenta como es su exterior.
    En mi opinión, depende de la situación hay que darles mas caña a los prejuicios o menos, si estas por la calle a las tres de la mañana y se te acerca una persona que tiene pinta de que te va a robar pues, lo normal es tener cuidado, por si acaso. Pero en el caso de que se este haciendo una entrevista de trabajo creo que no se debería de juzgar a nadie por su exterior, a lo mejor rechazas al mejor trabajador que podría haber tenido tu empresa solo por que tenía tatuajes y eso al que contrata le parece que no es propio. Otro ejemplo, estas en un bar y hay una persona que por como es de aspecto decides no relacionarte con el, aunque le haya traído uno de tus colegas, pero al estar a tu lado descubre que es un tío genial.
    Hay que quedarse en un punto medio, los prejuicios son buenos, y esta bien usarlos para guiarte un mínimo, pero hay que acercarse y darle una oportunidad a todo.
    por que el caramelo puede estar bueno y tener un envoltorio chulo, estar bueno y tener un envoltorio desagradable o al revés, o que este todo mal, en el peor de los casos.
    No se juzga a un libro por su portada, pero esta te ayuda a alegir.

  13. ¿Envoltorio o caramelo? Entendiéndose como envoltorio el aspecto físico y caramelo el interior, yo elijo caramelo, pero surge un debate dentro de mi, ¿estás segura? Y acabo dándome cuenta que esa repuesta ha sido un poco hipócrita por mi parte; ojalá que solo me fijará el interior, ojalá que los prejuicios y los estereotipos no decidieran por mi, ojalá que al ver a alguien o algo mi mente no creara una idea preconcebida de como va a ser o como va a dejar de serlo. Lucho cada día conmigo misma para cambiar pero el envoltorio es lo primero que entra por los ojos y queramos o no, nos condiciona la forma en la que vamos a considerar a esa persona, a ese objeto. Desde siempre nos han dicho, crea una buena impresión y… ¿por qué? Quizás por la sociedad tan superficial en la que vivimos o quizás por que ya venimos así de serie, pero hay que recordar una cosa, nosotros decidimos en nuestra mente, que para eso es nuestra y nosotros hacemos la sociedad, así que me pregunto ¿Si muchos estamos de acuerdo en que queremos el caramelo, por qué no es así? ¿Por qué nos seguimos dejando llevar por el aspecto físico? La verdad es que no sé si sé la repuesta.
    Otra pregunta que me viene a la mente es que qué pasaría si sólo fuésemos envoltorio o por el contrario sólo caramelo. Estoy segura de que habría otro factor que nos condicionaría, igual sería el timbre de voz, no sé; pero lo que sí sé es que de un modo u otro el envoltorio a veces es igual de importante que el caramelo, pongamos un ejemplo, recibes dos cajas, las dos contienen el mismo reloj, el más caro del mundo, pero una de ellas está rota, descolorida y roída, la otra está perfectamente envuelta en una caja, con una importante maca grabada y con su gran lazo rojo. No me digas que no pensarías que el primero es una imitación, que no es tan caro como el otro; pero de lo que no te das cuenta es de que son el mismo caramelo, que tienen la misma esencia.
    «Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.»
    Mi consejo es que seamos lo más transparente posible y así dejemos ver al resto quién somos sin que nos juzgue por nuestra apariencia.

  14. La pregunta que nos toca responder hoy es: ¿Caramelo o envoltorio? Esta pregunta admite varias interpretaciones, aunque veo que la mayoría de mis compañeros la han interpretado en relación con las apariencias y el interior de cada persona. Si nos hiciesen esta pregunta creo que casi todo el mundo respondería que prefieren el caramelo, sin embargo, si se encontrasen un caramelo delicioso pero con un envoltorio raído, sucio y de un color poco atractivo por la calle ni se les pasaría por la cabeza lo delicioso que es el caramelo que hay dentro.¿Qué he querido decir con esto? Pues que aunque lo importante sea el interior (el caramelo) hay que cuidar el exterior (el envoltorio) e intentar que refleje lo mejor posible lo que hay dentro. El problema y la suerte al mismo tiempo es que cada persona es diferente y por lo tanto a cada persona le puede parecer más atractivo un envoltorio que otro. Me parece que los prejuicios son algo normal ya que son un sistema de defensa del ser humano pero en mi opinión, en la mayoría de casos los prejuicios están equivocados y pueden llegar a hacer bastante daño a la gente, llegando a causar complejos.

    También me gustaría relacionar esta pregunta con los problemas ya que normalmente preferimos quedarnos en lo superficial y no llegar a lo realmente importante, al núcleo, ya que es más fácil pero a la larga ves que tus problemas no se solucionan. Por lo tanto creo que la gente debería intentar profundizar un poco más en las cosas.

    En conclusión creo que lo realmente importante es el interior. Aunque el exterior es lo que se ve más rápido y más fácil de conocer puede llegar a ser más útil y ventajoso en esta sociedad tener un buen envoltorio que un buen caramelo. Si seguimos así podremos llegar a tener una sociedad llena de buenos envoltorios y con pobres caramelos.

  15. ¿Caramelo o envoltorio? ¿Mensaje o exposición del mensaje?
    La respuesta más frecuente en este tipo de cuestiones es decir que el mensaje es lo más importante ya que todo lo que vas a decir se fundamenta en el mensaje, cuando les preguntas en cambio que porque el envoltorio no es más importante que el mensaje, la gente suele contestar diciendo que sin caramelo no hay envoltorio, pero que un caramelo sin envoltorio, puede ser factible. Mi respuesta es un rotundo NO. Yo no elijo una idea, un caramelo, sin un buen envoltorio. Una buena comprensión del mensaje ayuda a que pueda ser este más entendible para todo los públicos. Normalmente suele quedar muy bonito decir que el mensaje siempre es lo más importante, pero.. ¿nuestra sociedad se fija en el mensaje siempre? Voy a poner un ejemplo sencillo, cuando una persona va a comprar una mandarina, ¿se suele fijar de que marca es? No, se dejan guiar por su aspecto, ¿Y cuando eliges el plátano que te vas a comer? ¿Acaso no sueles preferir los más amarillos antes que los más oscuros? En estos casos la decisión suele dar igual, pero si lo aplicamos a temas más complejos, tendemos a dejarnos llevar por el envoltorio, el envoltorio es importante ya que es la primera imagen que te llega de un objeto, persona, partido político… Pero al fin y al cabo el envoltorio esta para retransmitir un mensaje, aunque… yo no me como un caramelo sin un buen envoltorio.

    Yo no puedo elegir entre un caramelo o un buen envoltorio, yo elijo las dos.

  16. “Pocos ven lo que somos pero todos ven lo que aparentamos”
    Por eso yo elijo caramelo, ya que lo verdaderamente importante está en el interior de cada persona; es muy complicado vivir en un mundo donde la apariencia es mucho más importante que la personalidad, si eres débil no tienes opción y solo puedes apartar las cosas para sentirte bien, pero no contigo, sino sentirte “incluido” en esta sociedad y con eso poco te conformas, pero ¿de qué sirve aparentar, sino estas conforme contigo mismo?
    Me gustaría ser simplemente caramelo sin envoltorio ni nada, pero yo creo que el envoltorio también es importante ya que sirve para protegerte de ciertas cosas o personas, así que yo soy solo caramelo para las personas que yo creo que también son caramelo conmigo, y a eso me refiero con la frase que he empezado esta reflexión, ya que solo soy caramelo con las personas que realmente se lo merecen, y soy envoltorio para los que no son reales conmigo, pero siempre dispuesto a romper ese trozo de papel o plástico.

    • Me gustaría empezar diciendo que respeto totalmente su opinión, pero no estoy de acuerdo con una cosa. Usted ha estado diciendo que el caramelo es claramente lo más importante. ¿Con quién prefiere usted trabajar, con una persona que huele mal, vaya en calzoncillos al trabajo, que no sepa hablar bien español y sea un borde o con una persona que vaya en traje, le entiendas bien cuando habla, se ponga colonia y sea muy amigable con todo el mundo? Claramente todo el mundo te diría que preferiría trabajar con la segunda persona. Usted lo que nos dice es que nos tenemos que fijar en su carrera laboral por ejemplo, pero en igualdad de condiciones laborales, ¿A quién prefiere usted como compañero de trabajo?

  17. ¿Envoltorio o caramelo?
    Claramente, y como mis compañeros han interpretado en el resto de comentarios, podemos decir que esta pregunta se refiere a los prejuicios, el interior de las personas y la superficialidad.
    Es muy fácil que nada más ver esta pregunta respondamos rápidamente:¡Caramelo!¡Envoltorio! Pero la verdad es que es un tema demasiado complejo como para decidirlo impulsivamente. Puede que como dijo Aristóteles, la virtud esté en el término medio.
    No debemos pensar en los prejuicios como algo malo en sí, ya que son inevitables y se trata de mecanismos de defensa del cerebro para saber cómo enfrentarse a determinadas situaciones. El problema es cuando dejamos que los prejuicios nos dominen, y juzgamos las cosas guiados ciegamente por ellos.
    La solución a esta pregunta no sería en mi opinión, caramelo o envoltorio, sino ambas. Puedes probar el caramelo porque te llame la atención el envoltorio, pero al final si el caramelo en sí no te gusta lo acabarás escupiendo, e igual pasa con el caramelo con un envoltorio feo, a lo mejor de primeras no nos gusta, pero de vez en cuando conviene animarse a probar algunos caramelos de envoltorio feo, porque puede que el interior nos guste.
    Por tanto, en resumen, los prejuicios no son malos en sí, y fijarse en las apariencias tampoco, pero debemos controlarlos de tal manera que nos sean útiles, y de esta forma saber desechar aquellos que descubrimos que son absurdos o inútiles, y juzgar de la manera más sabía posible.

  18. Como bien sabemos la metafísica significa más allá de lo físico o lo material en este caso la metafísica no se fijaría en el envoltorio si no en lo de dentro iría más allá. Y esto no solo se aplica en la metafísica hoy en día la gente muchas veces sin conocer a las personas deciden como les va a caer fijándose en los estereotipos -envoltorio sin ni siquiera intentando conocer a la persona y juzgando a dicha persona por su físico o por carecer de algo que ostra persona tiene y por muy triste que suene esto es así …😩

    Pero esto no es nada nuevo esto siempre ha ocurrido , lamentablemente cada vez se puede apreciar más como la gente se deja engañar por las apariencias.

  19. ¿Envoltorio o caramelo ?
    Muchos hablan de la sociedad, otros de que lo que importa en verdad es el interior,pero ¿”ser feo” por dentro, nos hace “bonitos” por fuera y viceversa ?
    En mi opinión no es así
    Mi nombre es Marta Arias Secades y en mi opinion no podría elegir.
    Por una parte nosotros la mayoría de las veces somos quienes hacemos que las personas actúen de una manera u otra, aquellos pequeños comentarios que para nosotros no son nada, para otras personas es todo
    Lo mismo pasa con las apariencias. Nada más ver a una persona la juzgamos inconscientemente esto no se llama racismo ser clasista o cualquier otro adjetivo con los que a veces calificamos a los otros, simplemente juzgamos para poder asentarnos con las personas con las que estamos augusto, esto no solo me pasa a mi si no también al reto de personas conscientes en este mundo.
    Supongo que esta pregunta se referirá con caramelo a lo interior, nuestros sentimientos, pensamientos… lo que nos caracteriza a cada persona es nuestra personalidad, ésta se consigue formar con los años de vida y con las experiencias vividas, todos estos factores son dependientes de nuestro envoltorio a veces, nuestra apariencia nos dificulta o nos facilita algo en determinados momentos esas decisiones que tomamos o que hemos elegido nos llevan por caminos a veces lisos y otras veces nos lleva por un camino descuidado y lleno de baches al ir superando todas las pruebas que se nos ponen interponen en la vida, se va formando nuestra personalidad y nos damos cuenta en quién podemos confiar.
    Entonces retomando la pregunta ¿envoltorio o caramelo? Creo desde mi más sincero punto de vista no podemos separarlas porque al condicionar una estás haciendo lo mismo con otra ya que la mente y el físico están unidos en cuerpo y alma
    Así que para conocer de verdad a una persona tienes que hacerlo por dentro y por fuera
    Lo mismo para juzgarla
    TODOS SOMOS CARAMELOS RECUBIERTOS POR UN ENVOLTORIO PERSONAL QUE NOS HACE SER ÚNICOS E INIGUALABLES
    #Let’s be🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬🍬

  20. La belleza esta en el interior.
    Esta es la famosa frase de Disney La bella y la bestia, en la película nos hace ver que aunque tengas una apariencia de los mas fea y desagradable tu interior es puro y lleno de dulzura.
    En esta sociedad la gente se para primero al ver un “envoltorio” es decir el exterior y decidir si le gusta o no antes de probar y conocer el interior, esto ha provocado que esta generación la gente este mas insegura y se no se atrevan a mostrarse tal y como son.
    Sinceramente veo que en la sociedad somos todos copias y esto nos hace no ser quien verdaderamente somos.
    A si que nunca os engañe el envoltorio de un caramelo, que por muy bonito que sea, el interior te puede dejar con un mal sabor de boca.

  21. Buenos dias,Buenas tardes y buenas noches.
    Hoy venga a exponer mi opinion sobre la siguiente cuestion,¿envoltorio o caramelo?
    Yo pienso que no se debe juzgar a las personas por la forma vestir o por la apariencia que tenga.Antes de todo hay que conocerla interiormente para saber si congenias con esa persona en vez de basarte solo en lo físico.Porque lo que verdaderamnete vale de una persona es lo que no puedes ver:su personalidad,su forma de ser,gustos,aficiones etc.
    Hoy en dia vivimos en una sociedad en la cual no se mira el interior de las personas,solo se mira el exterior.
    Por eso yo pienso que lo importante es el caramelo y no el envoltorio.

  22. ¿Envoltorio o caramelo?
    En la sociedad actual vivimos rodeados de apariencias, de prejuicios, de estereotipos, donde si no cumples con lo “estipulado´´, con tener una determinada marca de zapatillas, de móvil o no estar lo suficientemente delgado, que es lo que yo entiendo como envoltorio, debes sentirte inferior al resto y si no es así como te sientes, la sociedad acabará influenciándote para que así sea.
    Estamos tan manipulados a ser como la sociedad quiere que seamos ,que ni siquiera ,nos damos cuenta de que esto sucede e inconscientemente en un acto tan simple como entrar en un supermercado nos guiamos por la apariencia.
    ¿Y Por Qué?
    Porque la importancia de un buen envoltorio es decisiva a la hora de persuadir, de inducir al cliente a la compra final del producto.
    La forma en la que la imagen, lo visual, penetra en nuestro subconsciente para “obligarnos” a adquirir un elemento determina nuestro juicio posterior, lo que es denominado por la neurociencia mecanismos perceptivos.
    Y al final nosotros somos simples títeres en una sociedad donde los prejuicios son inevitables y esta saca partido de ello, obligándonos sin que nos demos cuenta a considerar aquellas cosas totalmente prescindibles como algo imprescindible, y nosotros, cegados, acabemos comprando, no lo que nos gusta sino lo que tu crees que te gusta,insultando,criticando, creyéndonos superiores..
    porque lo que yo opino es que lo importante no es lo que se ve,no es el envoltorio, sino el caramelo, aquello que nos hace mejores, nuestra humildad, generosidad, honradez..
    La belleza interior nunca se deteriora, en contraposición de la exterior,que se va desvaneciendo y acaba siendo lo que es, nada.

  23. No soy muy de caramelos, pero antes que un trozo de plástico o papel elijo un caramelo. El caramelo es dulce y te deja buen sabor de boca, o por el contrario, un regusto horrible.

    Realmente, cerca a lo que hoy en día es muy común, el envoltorio no te da información suficiente: puede aparentar ser un delicioso caramelo y resultar no serlo. O parecer poco apetecible y acabar siendo el más dulce. Lo importante en si es lo de dentro y no el exterior, y esto no es ninguna clase de moral, ni una moraleja de “Lo importante es el interior de las personas”. De hecho, a pesar de tener más peso, se ante pone la apariencia. La sociedad, la gente, busca envoltorios, prototipos para establecer un canon, e imponer prejuicios. Al final los plásticos y papeles son disfraces que ocultan auténticos fracasos y verdaderos tesoros.

    Parece que no importa que sabor tenga la gente, de que estén hechos, que capacidades tengan porque la coraza es lo que interesa. Nos tapamos con complejos, prototipos, etiquetas, e inseguridades y todo esto nos lo hemos ganado solitos. Pero por supuesto, aunque nos fijemos en apariencias, buscamos personas. Y seamos sinceros, cuando alguien encuentra uno de esos caramelos fantásticos, uno que merece la pena, no duda en deshacerse del envoltorio. Cuando encuentras una de esas personas que de verdad merecen la pena, mandas a tomar vientos los cánones y prototipos. Y es que en verdad, cuanto más crecemos, más nos parecemos a los críos indecisos por comprar un dulce.

    “Qué gran bondad se esconde allí, aunque al principio rudo y malo lo creí, ahora sé, que no es así, y me pregunto por qué antes no lo vi” La bella y la bestia.

    Apariencias, señores. Apariencias.

  24. ¿Caramelo o envoltorio?

    Yo pienso que esta pregunta es una metáfora relacionada con los prejuicios y la apariencia contra el interior y la verdad que se encuentra en cada uno de nosotros o en cada cosa que nos rodea.
    “Un prejuicio es el proceso de formación de un concepto o juicio sobre alguna cosa de forma anticipada. En términos psicológicos, es una actividad mental inconsciente que distorsiona la percepción”.
    Por esta definición yo entiendo que los prejuicios nos guste o no son irremediables, y son un pensamiento innato de las personas. A veces ni nos damos cuenta de los prejuicios que nos condicionan la vida y esto nos provoca una distorsión de la verdad. Pero ¿por qué hacemos esto? A lo mejor porque nos da miedo conocer toda la verdad y nos refugiamos tras un velo de mentira y de prejuicios que hace que no sintamos dolor al pensar en la realidad.
    Un ejemplo sería los pensamientos que tenemos hacía una persona que comúnmente decimos “lleva unas pintas…” a lo mejor nos centramos en eso y en las apariencias porque no queremos pensar en la historia que hay detrás esa persona y por el miedo que ese conocimiento nos puede causar en nosotros. Pienso que a veces nos refugiamos en la mentira por miedo a conocer la verdad y porque ese es el camino más fácil. ¿Si tu no sabes que alguien lo esta pasando mal no tienes la obligación de ayudarle ni de sentirte mal no?

    Creo que los seres humanos somos capaces de más y lo que nos distingue de los animales es la capacidad de enfrentar los problemas y razonarlos, por eso no siempre hay que tomar el camino fácil. Por eso es injusto que nos fijemos en el envoltorio que en el caramelo, porque no sabemos de que sabor va a ser el caramelo. De esta forma nos arriesgamos a que nos perdamos el mejor caramelo de nuestra vida al igual que nos arriesgamos a que no nos vaya a gustar, pero para saber eso hay que conocer toda la verdad antes de juzgar.
    Yo creo que todos deberíamos fijarnos más en el interior en vez de en las apariencias aunque nuestro primer instinto sea fijarnos en eso, ir más allá y no quedarnos en lo irrelevante y lo impersonal.

    Yo elijo caramelo.

  25. ¿Caramelo o envoltorio? Sin dudarlo, caramelo pero,¿que es lo que en verdad enseñamos a los demas?
    Vivimos en una sociedad donde todos o la gran mayoria se esconden y no dejamos ver el caramelo que en verdad somos. Llevamos el miedo dentro de ser juzgados por ser diferentes y nos tapamos con el envoltorio.
    Ocultamos a los demas lo que en verdad somos, ocultamos nuestra identidad, nuestra realidad. Y todo por el simple hecho de que nos da miedo mostrar a los demas quienes somos.
    Como dijo Victor Hugo:” El cuerpo no es mas que apariencia y esconde nuestra realidad. La realidad es el alma.”
    Y con esta frase continuo, el alma, el caramelo llamarlo como querais pero es lo que de verdad importa y es lo que hay que mostrar. ¡Basta de prejuicios! Una persona puede ser de cualquier manera, tener cualquien aspecto, pensar de una manera u otra pero tambien tiene un alma un caramelo pero esa persona tiene miedo a demostrar QUIEN ES de verdad por temor a los prejuicios y opiniones de la sociedad que le rodea.
    Y esto me lleva a pensar en otra cosa, ¿la persona/as que juzga, esta mostrando su envoltorio o su caramelo? ¿Esta tambien influenciado por los demas e intenta ser lo que en verdad no es o lo hace simplemente porque si?
    Dicho esto, tenemos que empezar a darnos cuenta de que todos mostramos aunque no siempre, el envoltorio pero eso no quiere decir que no tengamos un caramelo mejor dicho un alma lo que pasa es que nos cuesta un poquito mas. Pero puestos a elegir ¡Caramelo! Que el mundo se entere de quienes somos en realidad y de que pasta estamos hechos. Y para acabar me gustaria citar al gran Leonard Cohen: “There is a crack in everything that’s how the light gets in” es decir “En cualquier sitio hay una grieta, asi es como entra la luz” Así que dejemos pasar esa luz a través de nuestro envoltorio para que ilumine a la persona que en verdad somos. Que el envoltorio acabe lleno de grietas para que al final nos deshagamos de él y podamos lucir nuestro caramelo.

  26. ¿Caramelo o envoltorio?… depende de qué estemos hablando. Si hablamos de personas, de relaciones humanas, la respuesta es obvia y no admite muchas discusiones. Es evidente que lo importante está en el interior, es decir, en el caramelo. “Serás lo guapa que quieras pero dime, si el mundo fuera ciego, ¿a quién impresionarias?” (Joaquín Sabina).
    Pero hablemos ahora de economía, de filosofía empresarial. En una conversación con mi padre se nos ocurrió el “efecto Tiffany”: Coge una alianza sencilla de oro y vendelá. ¿Cuánto crees que podrías sacar?… ¿60 € quizás?. Ahora coge esa misma alianza y metela en una simple cajita de cartón; una caja de carton que ha podido costar 0,02 céntimos de euro. Pinta esa caja de azul celeste e imprime “Tiffany” encima. Has sumado un valor de 0,02 €, pero ahora esa misma alianza ya no cuesta 60 €, sino 600 €… ¿Qué aporta aquí más valor?, ¿el envoltorio o el caramelo?.

  27. ¿Envoltorio o Caramelo?
    La sociedad en la que vivimos es claramente la que se basa en las apariencias. Hay que ser sinceros, el envoltorio es importante pero no es imprescindible.
    No hay que andar mucho para ver en cualquier banco de la calle un grupo de amigos sin hablar, estando cada uno con el móvil y que diga alguien “poneros que hago foto” y en ese momento todo el mundo aparenta pasárselo bien. Nos obsesionamos por mostrar al mundo cómo de perfecta es nuestra vida, cuando a veces eso, está muy lejos de la realidad. Es cierto que a veces dejarse llevar por el envoltorio, apariencia puede resultar incluso beneficioso, por ejemplo: vas por la calle a media noche y ves que se acercan un grupo de chicos un poco desaliñados y con botellas de alcohol, lo que supongo que harías sería cambiarte de acera, tal vez por miedo, inseguridad… Hay una posibilidad que al pasar a su lado se rían de ti o te insulten, ya que entre amigos se crecen, y de esta forma puedes evitar pasar el mal rato.Pero lo que no se puede hacer es convertir este envoltorio como un factor decisivo en tu vida, es decir, fijarte solo en eso y que éste marque tu forma de actuar y de pensar, como por ejemplo: “ese chico es negro, no le voy a pedir la hora no vaya a ser que me robe” “esa chica va muy tapada, no voy a darle conversación, parece aburrida, sosa “, hay que quitar el envoltorio y descubrir el interior, por muy tópico que suene.
    Los prejuicios han hecho mucho daño a la sociedad. Para empezar diré lo que es un prejucio, se le define como opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia algo o alguien, normalmente por su apariencia. Nos preocupamos demasiado por lo que piensen los demás, “no haré esto, aunque me haga feliz ya que no es lo común, ¿qué van a decir de mi?”
    En cuanto al tema laboral, no podrás negar que una de las cosas en las que más se fijan es en la universidad en la que has estudiado, si estudias en una universidad privada buena y conocida, hay más posibilidades que te cojan ya que claro, “serás un excelente trabajador”. Sin embargo, por circunstancias económicas alomejor no te has podido permitir una universidad de buen nombre y te lo has currado para estudiar lo que amas y pones empeño y te cierran las puertas solo por eso.
    Para mejorar como sociedad, tendríamos que elegir todos caramelo. Por desgracia no es así, cada uno de nosotros tendríamos que hacer un examen interno para ver cómo conseguir nuestro fin, conocer a las personas como eso, personas y no como un conjunto de apariencias.

  28. ¿Caramelo o envoltorio?
    Lo que se pregunta realmente aquí es ¿juzgar con prejuicios o juzgar conociendo? Yo utilizo los prejuicios, es más, los defiendo por que si tu tienes el prejuicio de que los leones te pueden matar en cuanto veas un león saldrás corriendo. En este ejemplo los prejuicios te han salvado la vida; lo primero que has tenido en cuenta para juzgar esta situación es el peligro con el que as asociado al león, claro que tu te has adelantado y antes de que el león te pudiese morder tu has salido corriendo.
    En nuestra sociedad ya no utilizamos los prejuicios como lo haciamos al principio de nuestra historia ¡ya no nos salvan la vida! ¿Siguen siendo necesarios? ¿Por qué no? No quiero ser agresivo pero nosotros juzgamos cuando vemos una persona que viste mal solemos alejarnos y perder toda relación que podamos tener con esta person. !Se rechaza! ¿Por qué rechazamos a esa gente? Porqué nuestros padres nos lo han dicho y ¿Por qué piensan eso? A lo mejor porque ellos tuvieron unas malas experiencias y asociaron a ese” tipo” de gente con gente mala. Hay que tener cuidado con lo que nos viene dicho de casa! La solución a los prejuicios está en nosotros, para resolver estos conflictos tenemos que tener una mente crítica que evalúe por si sólo y que no se deje manipular por lo que oiga o escuche o vea. Tenemos que pensar por nosotros mismos y dejar de hacer que la gente piense por nosotros

  29. “Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.” Nicolás Maquiavelo.

    ¿Caramelo o envoltorio? ¿Ser o aparentar? Tú, ¿qué eliges?

    Sin antes haberme parado a pensar, yo creo que elegiría caramelo. Y digo “creo” porque hay veces que tengo dudas y elijo envoltorio. ¿Por qué elijo envoltorio? Claramente es por el mundo en el que vivimos, es nuestra sociedad la que nos hace actuar así, por querer ocultar la realidad, por el miedo ante el qué dirán.

    Sin embargo, luego piensas y te das cuenta de que el envoltorio es algo superficial, algo que no te deja ver lo de dentro, lo profundo, lo que nos hace ser nosotros mismos, el caramelo.

    Siempre vemos primero el envoltorio de cada persona, hay veces que nos quedamos ahí y juzgamos sin conocer, esto no merece la pena vivirlo. ¿Y si hemos tirado a la basura un caramelo de fresa solo porque su envoltorio decía que era de menta?
    Lo que sí merece la pena es que continuemos y empecemos a desenvolver y a quitar poco a poco el papel. Cuando logramos esto, conseguimos encontrar el caramelo, lo mejor de cada persona, su verdadero ser, sin apariencias.

    Yo, por todo esto, intentaré elegir siempre caramelo a partir de ahora e intentaré que el envoltorio no se interponga en mi camino.

    “No te dejes engañar por el envoltorio, lo que está por fuera no siempre muestra el caramelo que está por dentro.”

  30. Claramente caramelo. Por todos es sabido lo tremendamente superficial que es la sociedad actual, donde la apariencia ejerce su supremacía sobre la inteligencia o la bondad. La eterna historia del contenido y el continente por fin ha llegado a ser más cierta que nunca.
    ¿Os habéis dado cuenta de la gente que pulula por estos lares? Los hay muy variados, desde hipsters que creen que por llevar gafas de pasta, pantalones ajustados o jersey de cuello alto van a superar en inteligencia al resto de los mortales o los hippies que han hecho de la sobadísima consigna de la “no-violencia” su particular “modus vivendi”
    Y es que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Sí, mucha pose pero luego a la hora de la verdad mostramos al mundo nuestro verdadero yo, pues es muy fácil aparentar una cosa y muy difícil ser fieles a nuestros principios.

    ¿Un ejemplo? Echadle un ojo a Twitter, donde una panda de posturitas de medio pelo se pasan el día haciendo gala de lo progresistas y buenas personas que son predicando una sociedad multicultural cuando la mayoría de ellos, como cualquier hijo de vecino, no abrirían la puerta de su casa a un vagabundo, musulman o cualquier otro inmigrante. Doble moral lo llaman.

    Por todas estas razones, elijo caramelo. Además, está más rico 😉

    • Hola que tal, todo correcto?…Y yo que me alegro.
      Respeto al 100% las opniones de mi compañera María Marín Pérez, aunque la verdad y dando gracias a Dios, no todos tenemos las mismas opiniones, tenemos la virtud de poder pensar y de poder expresarnos en cualquier momento. Es muy sano, el que un grupo de personas puedan reunirse y compartir todo aquello que uno piense, dejando atras a la persona, el envoltorio, y mirando mas alla, el caramelo.
      Estaremos todos de acuerdo, en que si que es verdad que hay un porcentaje alto de personas que puedan dejarse llevar mas por la apariencia de una persona y asi describirlo y guardarlo en nuestra mente, que por como es, lo que no quiere decir y por tanto estoy en descuerdo con mi compañera, que toda la sociedad en su conjunto sea superficial, que solo se fije en la apariencia, en el envoltorio. Mas aún, mi compañera, nos describe un mundo, como he comentado anteriormente, superficial, “falso”, asi demostrandolo hablando sobre los hipsters y los hippies, contradiciendose por completo, y me explicare. En su primer parrafo nos describe a la sociedad como tremendamente superficial y posteriormente en su segundo parrafo nos lo evidencia con los hippies y los hipsters, mirandolo siempre asi desde un punto de vista completamente superficial, demostrando asi que usted misma se fija mas en como visten,que en como son.
      Por si fuera poco, ademas nos habla de Twitter. Esta, es una red de microblogging que permite escribir y leer mensajes en Internet, pero le planteo una pregunta, ¿son todas aquellas personas las que hacen uso del twitter, de esta red de microblogging, una panda de posturitas? Nos quiere llevar a que pensemos que todo es falso, superficial, aunque ya le digo, respetando sus opiniones, estoy en desacuerdo con ciertas de sus afrimaciones realizadas en su comentario.
      Es muy facil, decir las cosas, pero ¿y hacerlas?
      ¿Acaso, le abre usted la puerta a un vagabundo? ¿Acaso le habre usted la puerta a un inmigrante? Suenan muy mal estas preguntas, ya que si que es verdad que hay un porcentaje alto de personas, que solo miran por sus propios intereses, pero estamos a tiempo de cambiarlo. Considero que la mejor forma de acabar con esto es haciendonos un examen a nosotros mismos para hacernos ver que tenemos que mostrar nuestras manos a todo esa gente que lo necesita, dificil, es dificil, pero no imposible. ASI DANDONOS CUENTA DE QUE NO HAY QUE DEJARSE LLEVAR SOLO POR LAS APARIENCIAS, SINO TAMBIEN POR COMO SON.
      Que elgiran, ¿caramelo o envoltorio? Yo, lo tengo claro, CARAMELO.

      • Hola, muchas gracias por responder. Ya sabía yo que mi comentario levantaría ampollas a muchos, pero me explicaré: No quería dar a entender que todos los hipster, hippies o gente que navega por las redes sociales son superficiales, sino dejar patente que muchos de esas tribus urbanas viven de las apariencias y muestran una serie de patrones de personalidad similares (lo que no significa que todos sean así, ni mucho menos. Esto lo digo por experiencia propia, ya que he tenido la ocasión de conocer a muchos de ellos y la mayoría están cortados por el mismo patrón, vaya)

        Sí , Twitter es una red de microblogging, pero si uno indaga más a fondo puede verse que un sector considerable de la población le da un uso más bien distinto. De hecho, muchos de ellos lo utilizan como herramienta de propanganda política y, reconozcamóslo, como vía para vender al mundo una falsa imagen de sí mismos. Esto también es aplicable al resto de redes sociales, donde existe una continua lucha por obtener seguidores irremediablemente y a toda cosa, aunque con ellos tengan que avasallar y mirar por encima del hombro a los demás.

        Te seré sincera, yo no abriría la puerta de mi casa a un vagabundo. La diferencia es que yo no voy predicando la acogida de refugiados como hacen muchos miembros del sector progre de la población, sino que actúo de acorde a mis principios y no voy dando lecciones de cátedra y moral a nadie. Porque para ver la paja en el ojo ajeno es necesario ver la vida en el propio (Don Miguel de Cervantes dixit)

        Te agradezco tu respuesta. Es muy estimulante compartir diatribas con gente que no comparte tu opinión con el fin de enriquecer un debate. Un saludo.

  31. Los exteriores, las apariencias, el envoltorio, la portada es lo más llamativo para todos, porque supuestamente dicen lo que eres. Quien diga que se fija en el interior de las personas antes que en otra cosa miente, porque la sociedad ha creado prejuicios de los que nadie se libra.
    Por ello digo que yo, que la sociedad elige envoltorio, principalmente porque preferimos quedarnos en la superficie de todo, nunca se opta por profundizar, por conocer a fondo como es la persona que tienes al lado, por miedo a que te rompa tus esquemas, que piense diferente a ti. Por eso mismo existe el clasismo, el racismo, la xenofobia, la homofobia y mil “fobias” más (que desde mi punto de vista no puede definirse como fobia ya que está palabra significa que tienes un miedo irracional a algo, pero tener miedo a que dos personas se quieran… Perdona pero por eso mismo estás dejando de ser persona) .
    Creo que todos deberíamos poder afirmar muy rotundamente que elegimos el caramelo, pero para ello primero tenemos que trabajar en conocernos a nosotros mismos, quitarnos los prejuicios, los complejos y deshacernos del envoltorio.

    • La virtud no está ni en la ausencia de prejuicios total ni en la seguridad total en el interior, la virtud está en la moderación. No le estoy diciendo que sea incorrecto pero en mi opinión tenemos, no, debemos utilizar los prejuicios !porque son necesarios! Hablan de que hay que abrir la mente y razonar las cosas pues háganlo y tal vez encuentren ahí la utilidad de los prejuicios.
      Precisamente les digo: “No se dejen llevar por el pensamiento de nuestra sociedad de que hay que rechazar, enterrar y vetar los prejuicios.
      La virtud está en la moderación.

      • Gran frase, sí señor. No creo que el ser humano deba aspirar a erradicar los prejuicios, visión que considero demasiado extremista puesto que es algo que viene intrínseco a la condición humano, sino aceptarlos, aprender a vivir con ellos y gestionarlos inteligentemente.